SANTUARIO DE LA DIFUNTA CORREA

A 64 kilómetros al sudeste de la ciudad de San Juan, sobre la Ruta Nacional Nº 141, en la localidad de Vallecito, Departamento Caucete.
En un  semidesértico paraje, que se ha convertido en un importante Centro de fe y religiosidad popular, como consecuencia, de que en el lugar, falleciera trágicamente Deolinda Correa y que dio lugar a una de las más populares leyendas de Argentina.


 


 

 

La versión más difundida dice que Deolinda Correa, salió de su Provincia natal, La Rioja, tras los pasos de su marido que había sido reclutado por las milicias montoneras, llevando solamente a su pequeño bebé y algunas pocas provisiones; al cruzar zonas desérticas de la provincia sanjuanina, Deolinda, fallece a causa de la sed y el agotamiento, pero su hijito, se mantuvo vivo, gracias al amamantamiento de la madre. Al conocerse la historia, muchos paisanos comenzaron a peregrinar a su tumba, donde primero se construyó un oratorio, que con del tiempo se convirtió en un santuario y actualmente es un verdadero complejo Turístico, con hotel incluido.

Forman parte del paisaje, una pequeña Capilla consagrada a la Virgen del Carmen, en lo alto de un pequeño Cerro.




 

Museo que muestra las donaciones de los creyentes y miles de ofrendas de los promesantes, llamando la atención las maquetas de casas y viviendas, diseminadas en la ladera, que conducen al Santuario, en la cima de una colina.
El complejo incluye bares, quioscos y venta de artículos religiosos.



Si bien el Santuario es visitado regularmente durante todo el año, la afluencia masiva se produce especialmente en Semana Santa.
En el mes de abril se realiza la conocida Cabalgata de la Fe. Declarada de interés nacional, esta actividad es organizada por la Federación Gaucha Sanjuanina y la Federación Gaucha Argentina, donde miles de jinetes de todas partes del país se reúnen en la ciudad de San Juan para emprender la marcha hacia Vallecito, creando un impresionante marco de fe y tradición.