PROVINCIA DE LA RIOJA

PARQUE NACIONAL TALAMPAYA

El Parque Nacional Talampaya está ubicado en  el centro oeste de la provincia de La Rioja,  sobre la Ruta Nacional Nº 76, que atraviesa el Parque. A 1.270 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires y a 200 de la Ciudad de La Rioja, Capital de la Provincia. Villa Unión, a 60 kilómetros es la localidad más cercana y la que ofrece todo tipo de servicios al visitante. Además de la espectacularidad de sus paredones rojizos que le han dado fama internacional, Talampaya alberga una naturaleza por demás sorprendente, si no por su diversidad, por las adaptaciones de los organismos -plantas y animales- para vivir en un ambiente desértico. Las paredes, que fueron erosionados por el viento y el agua, durante millones de años, le dan curiosas formas, convirtiéndolas en un lugar muy especial y digno de ser visitado.

El ingreso al Parque está en el km. 59 de la mencionada Ruta Nacional N°76, donde está ubicado un parador turístico con servicios para el turista. Sólo está permitido ingresar con vehículo propio hasta el estacionamiento de las áreas de servicios. Las excursiones se realizan únicamente en vehículos especiales del Parque, acompañados de un guía, a los efectos de conservación y preservación.
La Sede administrativa del Parque está en Av. Nicolás Dávila entre calle San Martin e Ing. Lorenz, Villa Unión, Tel. 03825-470356, mail: talampaya@apn.gob.ar.

Fue creado el 10 de julio de 1997, por ley 24.846, con el objetivo de proteger importantes yacimientos arqueológicos y paleontológicos de la zona, tiene una superficie de 213.800 hectáreas. Previamente, en 1975, la provincia de La Rioja creó el parque provincial Talampaya. ​
A menos de 100 kilómetros, se encuentra el Parque Provincial Ischigualasto, también conocido como Valle de la Luna. En el año 2000 la Unesco declaró a ambos parques como Patrimonio Cultural y Natural de la Humanidad en América.​ El nombre Talampaya, deriva de un lenguaje indígena, significa: río seco del tala.


SENDERO DEL TRIASICO:
Una vez ingresado al Parque, nos encontramos con este recorrido que, mediante réplicas artísticas, recrea la fauna y la flora existentes en el período triásico, también cuenta con una sala de proyecciones de documentales.


El sendero, tiene una extensión de poco más de 200 metros, que muestran en orden cronológico las distintas especies de dinosaurios que habitaban la zona, realizadas en escala natural.


CAÑON DEL TALAMPAYA:
Es el atractivo más importante del Parque, donde se destacan sus imponentes paredones rojizos de 150 metros de altura, que se recorre por el lecho de un río seco. Los estratos están principalmente formados por arenisca depositada por los aluviones que bajaron de los bordes de la cuenca. Esta roca, debido a la erosión eólica de millones de años, con sus areniscas y arcillas de múltiples colores, fueron adquiriendo diversas formas, que se ven a lo largo de la excursión.

 



ARTE RUPESTRE:
Una de las estaciones del paseo guiado, se denomina Petroglifos, sitio arqueológico donde se puede observar arte rupestre y demostrar que en la región, también habitaron por comunidades, que se asentaron por la presencia de agua y vegetación.
El arte, se lo puede ver en dibujos de personas, huellas y animales en piedras.



JARDIN BOTANICO:
Otra de las estaciones, el Jardín Botánico, donde se aprecia la flora nativa, como chañar, molle y algarrobo, en medio del gran cañón, rodeado de paredes rojizas, imponentes.


FORMACIONES:
Las formaciones raras y que hacen único a éste paisaje  son muchas y variadas y algunas, tienen nombres propios, entre otras encontramos:
LA CHIMENEA, una formación que es una grieta en chimenea producto de la erosión, los gritos dados en el lugar, contra el paredón, dan lugar a un eco, que rebota por todo el cañón.

LA CATEDRAL, un muro vertical que contiene formas que simulan las torres de una catedral gótica.

EL TOTEM Y LA TORRE.

 

EL MONJE, una formación de piedra erosionada de 40 metros de altura.

 

CAÑON DE SHIMPA, última parada del paseo guiado, se caracteriza por ser muy angosto.

El cañón, no supera los siete metros de ancho y los paredones rondan los ochenta metros de altura.


FAUNA:
Es posible observar durante la excursión: zorros de monte, guanacos, maras, tortugas terrestres y una miríada de lagartijas.

También ñandúes, a los que se suman el cóndor, el suri cordillerano, el halcón peregrino y la chuña de patas negras, como significativos representantes de las aves.

VOLVER


Presentación - Distancias - Agenda - Argentina en Imagenes - Iglesias

Condiciones de uso - info@turismopractico.com.ar

Derechos reservados Exp. Nº 691914 / 2008

Búsqueda personalizada