- GUIA DE TURISMO DE LA REPUBLICA ARGENTINA -

 

CIUDAD DE BUENOS AIRES
 
RECOLETA

 

El barrio Recoleta o simplemente La Recoleta es un barrio residencial céntrico de la Ciudad de Buenos Aires, es una zona de amplio interés histórico y arquitectónico, en especial por su Cementerio y también, por ser un importante foco turístico y cultural, enmarcado por un vistoso entorno natural.

En su superficie ofrece variados atractivos: zonas de parques, museos, centros de arte, polo gastronómico, etc.

DATOS HISTORICOS:

Como consecuencia del reparto de tierras efectuado por Juan de Garay en 1583, le correspondió al Dr. Rodrigo Ortiz de Zárate, la propiedad de estas parcelas.
En 1716 se instaló una capilla y un rudimentario convento y se iniciaron los trámites para la construcción de uno más grande, para los padres de la Orden de los Recoletos Franciscanos. Los fondos para levantar la Iglesia del Convento fueron provistos por el comerciante aragonés llamado Juan de Narbona, por ser de Aragón, Narbona hizo que la iglesia fuera dedicada a la virgen del Pilar, que fue inaugurada en 1732.
El Cementerio nació junto con el Templo como camposanto. Durante la época de Rivadavia el cementerio fue expropiado y se transformó en el cementerio del Norte, y ya se lo comenzó a conocer como Recoleta.
Con las epidemias de 1871, de cólera y fiebre amarilla, las familias más ricas, dejan sus casas en el sur, desplazándose hacia el norte, comenzando a levantar sus nuevas residencias en esta zona. La consolidación definitiva del barrio, se da a partir de 1880, con las obras del Intendente Torcuato de Alvear; con tierra proveniente de las excavaciones del Puerto Madero, se fueron rellenando las zonas bajas, convirtiéndolo en plazas y parques, para transformarla en la zona más elegante de la ciudad. También mandó a construir, en 1885 la Av. Alvear, en homenaje a su padre, Gral. Carlos María de Alvear, donde se levantaron suntuosos palacios sobre la misma. El nombre del barrio, proviene de la Orden de los Recoletos, primeros en habitar la zona.

LUGARES PARA VISITAR:

PLAZA ALVEAR:
Entre Av. Pueyrredón, Av. del Libertador, Av. Alvear y Junín. Se trata de un importante paseo, rodeado de edificios históricos y de gran valor cultural. Primeramente llamado Paseo de la Recoleta, el parque fue realizado durante la intendencia Torcuato de Alvear. Sobre la barranca de este paseo estuvo originalmente el Convento de la Recoleta que tuvo variados destinos, hasta transformarse en un importante Centro Cultural.


En la misma se ubica el monumento, inaugurado en el año 1900, a Torcuato de Alvear, compuesto por una columna estilo dórico de mármol coronada por una figura alada que representa La Gloria. En la parte media, sobre el fuste, se halla el busto del prócer. Todos los fines de semana, una amplia y diversa Feria Artesanal, ocupa la Plaza, siendo muy concurrida por turistas locales y extranjeros.

MONUMENTO AL GRAL. ALVEAR:
En la Plazoleta Organización de Estados Americanos, ubicada entre Av. del Libertador, Av. Alvear y Posadas se destaca el monumento al Gral. Carlos María de Alvear, obra del escultor francés Antonio Emilio Bourdelle, discípulo y colaborador de Rodin. El monumento se alza sobre una plataforma de 20 metros cuadrados, su pedestal mide 13 metros de altura y está realizado en granito lustrado. La figura ecuestre que corona armónicamente el monumento es de bronce y mide 5 metros de altura. En su base se encuentran cuatro estatuas simbolizando "La Libertad", "La Victoria", "La Fuerza" y "La Elocuencia". El General Alvear ayudó a San Martín en la creación del Regimiento de Granaderos a Caballo. Fue presidente de la Asamblea del Año XIII, Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata en 1815 y Ministro Plenipotenciario en los Estados Unidos, donde muere en 1852

PALAIS DE GLACE:
Posadas 1725. Su nombre, se debe a que allí funcionó la primera pista de patinaje sobre hielo que se construyó en Buenos Aires, desde 1911 hasta 1921. Posteriormente se convirtió en un elegante salón, donde se bailaba el tango. En 1932, el arquitecto Alejandro Bustillo refaccionó el edificio y lo convirtió en salas para exposiciones de arte. Desde entonces se lo conoce con ambos nombres, Palais de Glace y Salas Nacionales de Exposición. Actualmente hay muestras temporarias
.

AV. ALVEAR:
Nace en la calle Cerrito y termina en la Plaza Alvear. Originalmente llamada Bella Vista, fue trazada en 1885 por iniciativa del primer Intendente de la Ciudad de Buenos Aires, don Torcuato de Alvear y le rinde homenaje a su padre Carlos María de Alvear. Sobre la mencionada avenida se construyeron alguno de los “Palacios de Buenos Aires”.


CENTRO CULTURAL RECOLETA:
Junín 1930. Este edificio perteneció desde 1716 al Convento de los Frailes Recoletos. En 1823, el Ministro de Gobierno, Bernardino Rivadavia, expulsa a los frailes y destinó el Convento a Escuela de Agricultura y más tarde a Asilo de Inmigrantes. A partir de 1880, el Intendente Torcuato de Alvear realiza importantes modificaciones, destinándolo entre 1894 y 1978 a asilo de ancianos, conocido como Hogar Viamonte
.

Se vuelve a remodelar en 1980, convirtiéndose en Centro Cultural de la Ciudad de Buenos Aires y desde 1989, se lo conoce con su actual nombre. En la última modificación se respetaron la estructura original de la construcción, restaurando la parte más antigua del Convento.
El auditorio, ex capilla del asilo, conserva sus puertas y vitrales primitivos.

El Centro ofrece una amplia gama de actividades, exposiciones de artes plásticas, conciertos, representaciones de teatro, danza, presentaciones de libros, recitales y eventos especiales.

En sus amplias instalaciones, se combinan lugares abiertos, cerrados y jardines.
En 1993, junto al Centro Cultural se creó el Buenos Aires Design Center, centro comercial, que reúne boutiques y negocios dedicados a todas las ramas del diseño.


BASILICA NUESTRA SEÑORA DEL PILAR:
Junín 1892. Es el segundo templo más antiguo y uno de los pocos que conservan todos sus ornamentos y bajos relieves de estilo barroco. Ver información.

CEMENTERIO DE LA RECOLETA:
Junín 1790. Inaugurado el 17 de noviembre de 1822, anteriormente, era la huerta de frutales, lugar de descanso y jardines del convento de los Recoletos(hoy: Centro Cultural Recoleta).
La utilización de un lugar como cementerio público, sobrevino a la expulsión de los monjes recoletos, como consecuencia de la reforma General del Orden Eclesiástico, que entre otras cosas, prohibía el entierro dentro de las iglesias.
Su primer nombre fue Cementerio del Norte, constituyéndose en el primer cementerio público de la Ciudad de Buenos Aires; los responsables de su creación fueron el entonces Gobernador Martín Rodríguez y su Ministro de Gobierno, Bernardino Rivadavia.

En 1828 Manuel Dorrego, también Gobernador de Buenos Aires, lo hizo ampliar hasta su superficie actual, más de 54.000 metros cuadrados. Fue remodelado por Torcuato de Alvear después de 1881, tiempo, donde se fueron levantando bóvedas y monumentos de lujo, algunos considerados sepulcros históricos. Hay obras de famosos escultores nacionales y extranjeros, monumentos, vitrales, todos realizados con gran calidad artística. El solemne pórtico dórico griego de acceso y el espacio del peristilo donde se realiza el último homenaje a los difuntos es obra del arquitecto Juan Buschiazzo.


El Cementerio de la Recoleta ocupa el tercer lugar en importancia por su arquitectura funeraria, a nivel mundial.
En sus casi seis hectáreas yacen los restos de próceres, guerreros de la independencia, presidentes de la República, escritores, hombres de ciencia y artistas plásticos; en bóvedas y mausoleos que fueron obras, en muchos casos, de importantes arquitectos y ornamentadas con esculturas. La primera obra fue la escultura del sepulcro de Facundo Quiroga.

Aquí se encuentran sepultados los restos de numerosas personalidades del país: Gral. Facundo Quiroga, Gral. Carlos María de Alvear, brigadier Juan Manuel de Rosas, Almirante Guillermo Brown , Coronel Manuel Dorrego. Dr. Florencio Varela, Gral. Bartolomé Mitre, Gral. Juan Lavalle, Eva Duarte de Perón, Dr. Nicolás Avellaneda, Domingo Faustino Sarmiento, Gral. Pedro Eugenio Aramburu, entre otros. Entre tantas obras de excelente arquitectura, queremos destacar el Mausoleo de la familia Leloir, donde yacen los restos de Luis Federico Leloir, premio Nóbel de Química en 1970, por su gran refinamiento y riqueza de materiales; lo forma un basamento, desde el que sobresale la cúpula coronada por una columnata circular con capiteles de bronce.
El recorrido por este cementerio lo llevará a encontrarse con la historia Argentina, en un marco de exquisita arquitectura.


EL GOMERO:
En la esquina de Av. Quintana y Presidente Ortiz encontramos este monumento viviente de mas de 200 años, el tronco en su base mide 7 metros, fue plantado en 1878 y mantiene su presencia más que centenaria frente a la Iglesia del Pilar. Sus ramas llegan a 28 m. de largo, ocupando su copa un cuarto de manzana.


AV. QUINTANA:
Nace en la calle Parera, terminando en su cruce con Presidente Ortiz (calle peatonal), frente al Parque. Llamada en sus orígenes “la calle larga” porque no estaba cortada por ninguna calle hasta llegar a la avenida Callao.
Las primeras comunicaciones entre la ciudad y el convento de los monjes Recoletos fueron posibles gracias a este camino.
La conocida confitería La Biela, llamada así desde 1942, tiene una larga tradición en la esquina de Av. Quintana y Roberto M. Ortiz, fue el punto de reunión de jóvenes aficionados al automovilismo.


 


Presentación - Distancias - Agenda - Argentina en Imagenes - Iglesias

Condiciones de uso - info@turismopractico.com.ar

Derechos reservados Exp. Nº 691914 / 2008

Búsqueda personalizada