CIUDAD DE BUENOS AIRES

IGLESIA NTRA SRA. DE BALVANERA Y SANTUARIO SAN EXPEDITO

 


 

Sobre la calle Bartolomé Mitre 2411 esquina Azcuenaga, en el Barrio de Balvanera que, precisamente, la Parroquia le dio su nombre; la edificación de la citada cuadra se complementa con el Colegio religioso San José. Desde hace unos años, este Templo, congrega miles de fieles porque en él se halla la imagen de SAN EXPEDITO.
En el año 1797, Antonio González Varela, conocido como "Miserere", donó los terrenos para la construcción de un hospicio y un oratorio que fue dedicado a Nuestra Señora de Balvanera. Recién en 1833 se construyó el Templo, siendo bendecido e inaugurado, con la presencia de Juan Manuel de Rosas, en 1842, aunque la construcción concluyó en 1865 y modificado en 1930.
Su fachada, presenta un estilo barroco, con dos torres simétricas laterales. Complementado por un frontispicio de tres arcos de estilo romano con columnas corintias.La Virgen
de Valvanera (con v corta), proviene de la región española de La Rioja y su devoción llegó al Río de la Plata a fines del siglo XVIII. Sus fiestas patronales se celebran el primer domingo de Octubre.


Su interior, de cruz latina, tiene tres naves con cúpula sobre el crucero y culmina en un presbiterio recto. Iluminada naturalmente por óculos ubicados en los techos de las naves laterales, mientras que variados vitraux lucen en la nave principal. Sobre los laterales, se hallan varios Altares de mármol de carrara, en  uno de ellos, sobre el lateral derecho, encontramos el de SAN EXPEDITO. En el altar principal, en un pequeño templete, la imagen sentada de María Santísima de Balvanera.


En 1998 la Iglesia y las dependencias del Colegio, fueron declaradas Monumento Histórico Nacional. Su techo, de forma de bóveda de cañón, está profusamente decorado con diversas pinturas.


Pero también convoca muchísimos fieles todos los 19 de cada mes y especialmente el 19 de Abril, todos ellos devotos de San Expedito, Patrono de las causas justas y urgentes y también Protector de los jóvenes, de los estudiantes, de los enfermos y mediador en los juicios, en los problemas de familia, laborales y de negocios. San Expedito era el comandante de una legión de soldados romanos. Cierto día la gracia de Dios tocó su corazón y se convirtió al cristianismo. Según dicen, en el momento de la conversión un cuervo –simbolizando al espíritu del mal- trató de convencerlo de que dejara esa decisión para mañana. Pero, San Expedito reaccionó enérgicamente, aplastó al cuervo y dijo repetidas veces “no dejaré nada para mañana, a partir de hoy seré cristiano”.

 

VOLVER


 

Presentación - Distancias - Agenda - Argentina en Imagenes - Iglesias

Condiciones de uso - info@turismopractico.com.ar

Derechos reservados Exp. Nº 691914 / 2008

Búsqueda personalizada